admin 14-06-17




El mercado de las viviendas se ha incrementado de gran manera en las últimas décadas, esto se debe principalmente a que es un mercado que siempre está recibiendo nuevos posibles compradores.

Algunas de las personas que compran alguna casa o apartamento lo hacen con el fin de ponerlo en arriendo para poder generar algunos ingresos extra, incluso muchas veces el arriendo que se pone sobre la casa es para pagar el crédito que el dueño adquirió para conseguirla. Esto significa que prácticamente la casa se estaría pagando sola.

Pero en muchas ocasiones y por otras muchas distintas razones las personas no pueden darse el lujo de comprarse una casa. Dicho problema tiene una solución bastante fácil y es arrendar una casa o un apartamento para vivir. Esta opción es usada por muchas personas.

Es por lo anterior que hoy en este artículo quiero compartirte algunas ventajas y desventajas de vivir en arriendo con la finalidad de que decidas si es una forma que se te facilita o por el contrario si es mejor evitarla.

Entre las ventajas y desventajas de vivir en arriendo

Como todo en el mundo cada cosa tiene su lado bueno y también su lado malo, esto también se aplica para los arriendos.

Sobre las ventajas

La primera de las ventajas que puedes tener al pagar un arriendo es una menor cantidad de papeleo. Esto se debe a que con un alquiler ya estás pagando algunos de los servicios, esto implica que no debes de preocuparte por recibos o facturas de energía o agua.

Otra ventaja es que cuando vas a adquirir una casa con arriendo no debes de tener ahorros iniciales, como sí sucede cuando vas a comparar casa. Al mismo tiempo el nivel de tramites a realizar para tener un arriendo es mucho menos al de comprar casa.

Tal vez una ventaja importante es que puedes cambiar rápido de una casa a otra. En caso de que cometas un error al elegir una casa en arriendo puedes cambiarte a otro con mucha mayor facilidad que si compraras una casa propia. Además si por alguna razón necesitas más espacio o un alquiler más barato puedes irte a otro casa.

Sobre las desventajas

De todas las ventajas y desventajas de vivir en arriendo ahora viene el lado un poco feo de ser un inquilino en una casa arrendada.

La primera desventaja es que no puedes hacer ningún tipo de renovación sin tener permiso del dueño de la casa. Esto hace que ese color de paredes pueda ser por todo tu tiempo como inquilino.

La segunda tiene mucho que ver con la primera, y es que si te dan el visto bueno para hacer reformas todo el dinero que inviertes en esas reformas se quedarán en la casa cuando te vayas.

La última es que si se finaliza el contrato el propietario puede no recibirte como inquilino otra vez. Ahora ya sabes algunas ventajas y desventajas de vivir en arriendo.